Cruz Roja Almendralejo, encargada de hacer feliz a aquellos niños de familias con menos recursos, ya recoge juguetes para entregarlos a estos pequeños la tarde noche del 5 de enero, como ocurre cada año. Su presidenta, Ángela Sánchez, ha confesado que este año «la cosa está más floja» y solicita la colaboración vecinal porque el objetivo es llegar a unos 180 niños de Almendralejo y comarca de Tierra de Barros.

Según explica Ángela, la idea de Cruz Roja es regalar un par de juguetes a cada niño. La operación juguete está vigente durante todo el año, aunque se intensifica durante estos meses. Cualquier vecino puede hacer una aportación voluntaria entregando los regalos en la sede de la asamblea local de Cruz Roja, situada en la antigua carretera de Sevilla. Se precisan juguetes para todas las edades, es decir, para niños de entre 2 y 14 años, «y preferiblemente nuevos».

Desde hace años, Cruz Roja reivindica juguetes que no estén usados, aunque también es cierto que durante todo el año trabajan en la reparación de algunos que les llegan en estado defectuoso.

Sánchez señala que Almendralejo suele volcarse en esta operación. Tienen instalados los llamados Árboles solidarios, en jugueterías de la ciudad para aquellos que quieran colaborar y también agradecen la ayuda que les llega de colegios e institutos, centros que también trabajan en la recogida de juguetes.

‘Diciembre solidario’ / Este año la ayuda llegará también procedente del Centro Comercial El Zamorano, que celebra su 110 aniversario. Para conmemorarlo ha ideado el llamado diciembre solidario, contribuyendo a la recogida de juguetes para Cruz Roja y ropa para Cáritas.

Con respecto a los primeros, colocarán cestas para su recogida e insisten en la necesidad de que sean nuevos.

En cuanto a la ropa, la idea es más original. Desde el Centro Comercial El Zamorano proponen entregar descuentos a cambio de ropa usada que después se vaya a destinar a Cáritas. Paco de Vega, responsable de la tienda, explica que se tasará el precio de la ropa entregada y se canjeará por un descuento. Eso sí, dicha rebaja debe utilizarse para comprar una prenda similar, es decir, que si por ejemplo se entregan unos vaqueros usados, el descuento servirá para comprar unos vaqueros nuevos. Cada persona podrá conseguir descuentos de hasta un máximo de 80 euros.

Responsables de Cáritas presentes en el acto recordaron, por su parte, a los ciudadanos que lleven prendas de vestir que sean necesarias y demandadas, tales como camisas, camisetas, vaqueros o calzado. Han pedido que eviten llevar trajes o ropa en estado muy defectuoso, ya que el armario de Cáritas se encuentra totalmente colapsado en su almacén de la calle Primero de Mayo.

La oenegé informó de que reparte la ropa constantemente, pero desde hace tiempo se le ha acumulado mucho excedente. Por un lado, ropa muy vieja, y, por otra parte, la necesidad, afortunadamente, ha disminuido.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *