El origen

Todo comenzó cuando en 1906 William J. Riley crea en Boston, Estados Unidos la empresa “New Balance Arch Support Company” cuyo producto estrella era un soporte en arco destinado a aliviar los dolores de pie de la clase obrera americana. O sea, un invento ortopédico.

Se dice que se inspiró para aquel invento en los tres puntos de apoyo que emplean los pollos para conseguir un balance y equilibrio perfecto y de aquí el nombre de la marca New Balance.

En 1961 llegó el despunte de la compañía cuando comenzó a fabricar su modelo Trackster, una zapatilla con suela ondulada que como novedad, también ofrecía un tallaje basado en el ancho de los pies y que fascinó a todos sus usuarios.

El empresario Jim Davis (actual Ceo de NB) compró la empresa en 1972, creó el actual logo de la marca y le proporcionó el impulso necesario para que sus zapatillas fueran reconocidas por la revista Runner’s World Magazin, las mejores zapatillas deportivas, hecho que disparó su volumen de ventas gracias al modelo 320.

New balance