Cuando pensamos en una falda de camilla, pensamos en la clásica redonda y de madera con espacio para poner el brasero y vestido con un tejido aterciopelado. Pues esto puede ser así, pero hay que pesar que son mesas útiles, decorativas y que se adaptan a cualquier tipo de espacio.

Pero también es cierto, que las mesas han ido evolucionando por tamaños y alturas condicionándolas a otro tipo de espacios, de ahí que cada día más se utilicen las mesas rectangulares, principalmente porque los pisos son más pequeños.

El hacerlas redondas es sencillo pero para hacerlas rectangulares no vale hacerla de cualquier manera; la clave está en hacer pinzas con la tela.

Los tipos de confecciones pueden variar en función de la forma de la mesa, ya que no es lo mismo redondo que rectangular. Para la redonda la confección es la de capa, que es la que se deja caer a lo largo de toda la mesa por igual.

Para las rectangulares ya hay más posibilidades, como pueden ser: de capa, de fuelles o tableada.

La de capa es la más sencilla, habría que cubrir la mesa entera midiendo la tabla y la altura y dejando tela suficiente entre el frontal y el lateral, cayendo en forma de ondas en las esquinas antes de recortar la tela.

La clave en este tipo de faldas es medir bien cada parte de la mesa y dibujar el esquema antes de recortar la tela.

Por otro lado, están las faldas de camilla que se confeccionan con tablas o fuelles, que por cierto, son las idóneas para las rectangulares ya que se adaptan mejor a la mesa y no dejan tela arrastrando. Para esta confección, necesitamos lógicamente más tela y también ser más costurer@s.

Estas faldas, pueden llevar las pinzas o las dobleces principalmente, en las esquinas (que nos quedaría al final como una falda lisa) y en medio de la falda, para facilitar introducir las piernas en la misma y por otro lado si tiramos de ella que siempre tengamos más tela ( en caso por ejemplo que durmamos la siesta en el sofá y nos arropemos con la falda).

Para hacer una falda de camilla rectangular hay que hacer el patrón y si lo hacemos de tipo capa, en el centro de la medida la tabla de la mesa y como desplegando cada lado, se ha medido la altura de las paras. Unir con una curva los lados es lo que hará que luego sobre tela en las esquinas. No olvides dejar margen para coser el dobladillo ( al menos 5 centímetros para poder manejarlo bien)

En el Centro Comercial El Zamorano podrás encontrar todas las telas necesarias para hacerlas: chenillas, lonetas….lisas, estampadas con doble cara…. e incluso tejidos que son reversibles ( lisas a una cara y con estampación en la otra para que lo puedas coordinas en las pinas o si después quieres hacerle un tapete o un camino de mesa.

Como comentamos anteriormente, lo podemos hacer con todos repliegues que queramos aunque nosotros recomendamos no más de 6 u 8 en función de la medida de la mesa.

Para terminar, diremos que para aquellas personas que no tengan máquina de coser o no tengan tiempo o se les haga un mundo el poderlas confeccionar, en nuestra sección de Cortinas, podremos diseñárselas de todas las formas que nos podamos imaginar.

Además les aconsejaremos sobre los tejidos, terminaciones y lo más importante, los complementos necesarios para que ese rincón o estancia quede elegante, funcional y por supuesto con diseño.

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *